Un vistazo a la cultura americana

This article is published for our Spanish community. It features several places you can visit in the USA, what a typical American day looks like and some surprising differences between American and Spanish way of life.

Desde niños hemos visto reflejada la cultura estadounidense en las pantallas europeas. Empezamos observando las inmensas llanuras americanas que recorría el Coyote detrás del Correcaminos. Continuamos viendo como se distribuían las ciudades en Los Simpsons y la absoluta necesidad de usar un vehículo propio. Nos percatamos del autobús amarillo que Otto conducía y en el que todo niño quería subir, al menos una vez en la vida. Y de cómo cada uno de sus usuarios llevaba su snack en una bolsilla hermética de plástico.

En Aquellos maravillosos años recorrimos la mítica y estandarizada calle alargada estadounidense cuyas casas tienen; un buzón decorativo a la entrada, el garaje donde un coche es estacionado detrás de otro a la izquierda. Sin olvidarnos del jardín delantero y trasero. Así, sin más elementos  añadidos, son el 99% de los hogares estadounidenses.

Desde que comenzó mi travesía estadounidense se dio una corroboración de mi idea de cultura americana. Mi primer American Day fue nada más y nada menos que la fiesta nacional 4 de julio. Los americanos, además de alegrar el nocturno cielo con fuegos artificiales, en compañía de familiares y amigos festejan el día con un picnic en el parque. Ese día, recorrimos Los Ángeles en un coche alquilado de grandes dimensiones (la experiencia de viajar en Pick up o ranchera aún estaba por llegar), pero con el que no teníamos problemas para aparcar debido a la longitud de las calles. Pisamos el paseo de la Fama exhaustos a pesar de la banalidad del mismo. Dios, ¡Había sucumbido a la esfera hollywoodiense!

En cuanto al patriotismo exaltado que pensamos que sufren… sí, es cierto. Es muy habitual que en los hogares se cuelguen banderas del país sin motivo alguno. O que la gente lleve una imagen de la bandera como fondo de pantalla. A nosotros nos choca y hasta nos parece preocupante porque estamos malamente acostumbrados a otorgar a la bandera española connotaciones negativas

Otro tópico de la sociedad americana es la fast food. Aunque ese tipo de comida siempre ha estado ahí, fue después del estreno del documental Super size me cuando estos restaurantes fueron duramente criticados. En EEUU hay cientos de cadenas de franquicias del fast food abiertos 24 horas. Taco Bell, Chicken and filet, McDonalds, Burger King, Wendys… Son muchos los establecimientos que ofrecen este tipo de comida, y muy pocas las alternativas. En los supermercados ídem. Existen largos pasillos en Walmart con salsas para condimentar. Pasillos dedicados exclusivamente al desayuno americano: sirope, tortillas y bacón. Y sí, en EEUU ir a desayunar gofres – o cómo ellos dicen waffles-  y huevos revueltos a una cafetería de carretera con un cartel luminoso describiendo OPEN, está a la orden del día. Series como The OC han mostrado esa instantánea en cada uno de sus capítulos. ¿Quién no ha recordado a Seth Coen y Summer desayunando juntos? ¿O a Ryan peleándose con alguien cuando aún no ha comenzado a digerir su sandwich?

Otro clásico es la insistencia en comprometerse y formar una familia tempranamente. Mientras en España esto ocurre pasados los largos 25, casi en la treintena, en EEUU antes de finalizar el College ya están comprometidos. Es normal que en torno a los 21 años hayan contraído matrimonio. Quizá sea porque a diferencia de nosotros, para ellos la graduación es un punto de inflexión y significa el paso a la madurez. Comienzan una vida nueva y totalmente independiente en la universidad. Igual de importante es su baile de graduación y la celebración de su mayoría de edad, y es que en el otro lado del charco celebran con más énfasis el final de una etapa y el comienzo de otra.

No debo olvidar mencionar a los surferos y patinadores californianos que hemos observado durante décadas en series como California Dreams, The OC, Los Vigilantes de la Playa o en la película El Gran Miercoles. Si paseamos por playas como Venice Beach, Malibu Beach o Santa Mónica veremos a esos protagonistas tomando el sol.

Otro cliché que han mostrado series como Gossip Girl o El diablo viste de Prada es el de llevar el café take away. Todo neoyorkino pasea por la Gran Manzana con un café en la mano. Puede que algunos lo hagan debido a las prisas u otros porque es una costumbre interiorizada en EEUU. En cualquier caso toda extranjera que se pasee por una avenida con un café en la mano se siente como Carrie Bradshaw en Sexto en Nueva York.

La sensación es totalmente opuesta y la elegancia se queda a un lado cuando se trata de viajar en transporte público. Definitivamente EEUU es un país para trasladarse en vehículo propio. Exceptuando Nueva York, el servicio del transporte público es muy limitado. Cómo el cine nos muestra es para gente sin recursos y recurrir a él puede ser conllevar toda una aventura. Tramos de 10 km son recorridos en 1 hora y media. Ahora entendemos porque por norma general desde los 16 años los adolescentes poseen su propio coche, y por qué ese afán por conseguir un taxi amarillo, ¿no?

Viajar y vivir por EEUU provoca una constante sensación de familiaridad. La gran mayoría de lo que observamos ya lo hemos visto o vivido a través de la gran pantalla, sin embargo es precisamente eso, ver a escala real un escenario cinematográfico, lo que hace que nos fascine.

Advertisements
This entry was posted in Hosts & Places and tagged , , , . Bookmark the permalink.

What do you think?

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s